Fallecimientos en contextos de encierro (PROCUVIN)

En esta sección se reseñan los datos elaborados por la PROCUVIN en base a los partes de notificación de los fallecimientos en contextos de encierro en dependencias del SPF remitidos a la PROCUVIN por el propio Servicio penitenciario.

La Procuvin ha elaborado una Base de fallecimientos en contextos de encierro en la cual ha sistematizado los partes remitidos desde el SPF, ha contabilizado las muertes  y las ha clasificado según éstas hayan sido traumáticas o no traumáticas, desagregando los motivos en cada caso [1].

El registro se lleva adelante desde el año 2008. El promedio de muertes anuales fue de 34, fluctuando en un rango entre 33, guarismo del año 2010, y 57, guarismo más alto registrado en 2012. En el año 2014 se registraron 51 muertes[2] .

Las causales de fallecimiento se clasifican en dos categorías: las traumáticas o violentas, que son  aquellas en que el deceso no es producto de un padecimiento físico o enfermedad preexistente, sino que remite a actos lesivos dirigidos a producir la muerte como su principal causal, y las no traumáticas que son aquellas que suceden como desenlace de padecimientos físicos y de enfermedades diagnosticadas. A lo largo del período proporción entre uno y otro tipo de fallecimiento fluctuó: en 2008 el 77% habían sido no traumáticas, y el porcentaje subió a 70% en 2010, para bajar a 45% en 2011 y representar el 41% en 2013. Para 2014 representó el 55 % de los fallecimientos. Las muertes traumáticas fueron el espejo invertido, el guarismo más alto se registró en 2013, con el 59 % de las muertes. En 2010 el registro fue el más bajo del periodo, siendo 3 de cada 10, y en 2014 eran poco menos de la mitad (45%). Paras 2015 hay información relevada del primer semestre y allí de las 28 fallecimientos, 11 se consignaron como traumáticos y 17 como no traumáticos.

Cabe consignar que entre los fallecimientos no traumáticos atribuidos a enfermedades o dolencias preexistentes, la falta de atención y cuidado, y enfermedades derivadas del HIV como patología primaria, son las principales causas de deceso.

En el caso de las muertes traumáticas, el presunto suicidio es la causa preponderante, y luego, las heridas por enfrentamientos.

Es interesante observar la frecuencia de un tipo y otro de muerte según tipo de edad: la población joven muerte en mayor proporción por muertes traumáticas, en tanto los segmentos de mayor edad tienen más representación en las muertes no traumáticas.

En 2014, el segmento de 18 a 25  concentró el 23 % de las muertes. Si se suma el segmento de 26 a 35 años, se alcanza el 50% de las muertes producidas en contextos de encierro.

Un dato contundente se desprende del informe de la Procuvin: “La tasa de mortalidd en hombres de 20 a 34 años para el total del país para el 2011 fue de 1,6 defunciones cada 1000 varones de este grupo específico de edad.  Para el mismo año, la tasa especifica de mortalidad de hombres de 18 a 34 años alojados en el SPF fue de 4,2 por cada 1000 hombres privados de libertad”.  La sobrevulneración de la población joven al interior en los contextos de encierro punitivo tiene un de sus expresiones más brutales en el registro de fallecimientos.

A nivel demográfico también la muerte de los jóvenes se corresponde con causas no naturales, y frecuentemente, violentas.

Leer informe completo

Notas al pie

[1] Véase el informe completo en http://www.mpf.gob.ar/procuvin/files/2016/02/Informe-cualitativo-2015-FINAL.pdf

[2] Cifra que difiere levemente de los 48 casos informados por el SNEEP.

© Copyright 2016 25344157, All rights Reserved. Written For: