Informe de coyuntura Nro 11. Tratamiento mediático: Embestidas morales y punitivas. Entre el éxito, el mérito y el castigo en una sociedad para pocos.

9242527712 diciembre, 20173min0

Durante todo el año 2017, la embestida punitiva se mantuvo a tope de la agenda mediática, con momentos de mayor intensidad, y momentos de repliegue, sobre todo a partir del exabrupto mediático que provocó el caso de “El Polaquito”. Los últimos meses fueron intensos en episodios de violencias de distintos tipos. En ese marco, desde el OAJ hemos dado los primeros pasos para construir un enfoque multidimensional sobre las violencias que sufren adolescentes y jóvenes mostrando diferentes aristas de las violencias estatales directas, punitivas y no punitivas, violencias derivadas de la acción y de la omisión del Estado en su rol de garante de derechos, es decir, avanzar en un enfoque que complejice el problema, que saque el foco de lo que los adolescentes y jóvenes hacen e instale la mirada sobre lo que a los adolescentes y jóvenes les pasa, que despliegue de violencias hay sobre ellos/as.

Desde el OAJ a lo largo del año hemos realizado diversas producciones donde acercamos algunos análisis sobre una coyuntura compleja que no da tregua a la hora del avasallamiento sobre los derechos humanos, y especialmente sobre la población de jóvenes y niños/as de nuestro país. De estas producciones emerge que el avance del Estado en su faceta punitiva sobre la sociedad toda, tiene un despliegue específico sobre las poblaciones de adolescentes y jóvenes.

En este informe buscamos reflexionar acerca de la producción de sentido que tributa a un imaginario específico sobre adolescentes y jóvenes, imaginario que ha ganado la agenda mediática y política en los últimos dos años, y que habilita y legitima estas nuevas reconfiguraciones del neoliberalismo que asistimos en nuestro país.

Organizamos nuestras reflexiones alrededor de ciertos discursos que analizamos y que refuerzan la estigmatización de algunos jóvenes procedentes de sectores sociales populares. El universo delineado en torno a estos jóvenes se segmenta entre aquellos con espíritu emprendedor y por tanto, acreedores de estímulo, y aquellos que no califican para ser acompañados desde la política pública, concebida en carácter de “ayuda” y no de derecho. El meritómetro distribuye el mérito en forma desigual, premiando determinadas formas de ser joven y castigando a otras.

DESCARGÁ el Informe completo acá