Impunidad policial como plan de Gobierno

924252772 febrero, 20182min0

macriypolicia

Desde el OAJ repudiamos la defensa incondicional del Poder Ejecutivo Nacional al agente de la Policía Local de Avellaneda, Luis Oscar Chocobar. Este efectivo policial, se encuentra bajo investigación judicial por exceso en la legítima de la defensa, cuando el 8 de diciembre, estando fuera de servicio, remató con su arma reglamentaria a Pablo Kukoc, de 18 años, quien yacía con la pierna rota por otro disparo del mismo agente.

No solo la presión por parte del gobierno al Poder Judicial viola los más elementales principios republicanos de división de poderes que este dice defender. Representa además una nueva y aterradora muestra de la decisión gubernamental de avalar y legitimar las formas más extremas de violencia punitiva del Estado: el “gatillo fácil” y la pena de muerte “de facto”. El gobierno impulsa desde sus inicios una política criminal que ha demostrado históricamente ser un completo fracaso: la “mano dura policial”, que solo potencia los niveles de violencia y conflictividad sociales.

Señalamos la urgente necesidad de terminar con el “estado policial” que habilita la portación y uso de armas de fuego a los agentes de las fuerzas de seguridad fuera de servicio, programas de entrenamiento en el uso racional de la fuerza, y un estricto control político y judicial a los agentes que han incurrido en violaciones a los derechos humanos más elementales, para terminar con la impunidad que habilita el maltrato, la tortura y el asesinato de los jóvenes de los barrios populares, a los que el Estado debería proteger.