Presentación tratamiento mediático

la familia de juanito 1960Actualmente una de las principales fuentes de “conocimiento” de lo se reconoce como “real” la establecen los medios masivos de comunicación. A pesar de la  aparente pérdida de ingenuidad por parte del público consumidor, gracias a la creciente polarización entre líneas editoriales de los medios y la  desconfianza acerca de la independencia de criterios periodísticos, los medios logran instalar temas de agenda, presentan fracciones de acontecimientos como una totalidad; imponen la “realidad” mediada como sólo una visión posible de una selección de lo que acontece.  La masividad y permeabilidad de los relatos mediáticos tienen la capacidad de configurar la agenda de “lo público” e impactan en la agenda política.

Los medios instalan así determinadas temáticas como las que preocupan a la gente y sobre las cuales los gobiernos deben actuar y se configuran como uno de los principales pilares que tiene la sociedad de control en la actualidad (Cohen, 1988; De Giorgi, 2005; Melossi, 1992; Pegoraro, 2001), con una inigualable capacidad de incidencia en la formación de la opinión pública, instalando discursos hegemónicos que penetran el imaginario social, generando consensos sobre los mecanismos de control desplegados.

La estructura que toma el sistema de medios en un país está determinada en parte por la correlación de fuerzas entre diversos actores políticos y económicos. El recorrido por el “mapa de medios” en la Argentina hoy, nos permite afirmar que el sistema de medios en nuestro país persigue una lógica comercial y no de servicio público.

En este marco los temas vinculados a los jóvenes que son agenda mediática son aquellos relacionados con los riesgos, por considerarlos en riesgo para ellos, como riesgosos para terceros.  La agenda mediática incluye noticias sobre jóvenes con estas características dejando por fuera otras acciones propositivas de las juventudes. Dentro de este universo desde el Observatorio ahondamos en los tratamientos de los jóvenes vinculados o presuntamente vinculados al delito. Trabajamos a partir de relevamientos propios y de terceros para poder identificar tratamientos típicos y atípicos, las continuidades y rupturas dentro de los tratamientos mediáticos.